Primeros pasos

Me despierto con buen cuerpo, desayuno y 15minutos más tarde de lo acordado Dilunga llama a la puerta. Salgo y hay un dala-dala (pequeña furgoneta que hace las labores de villavesa) esperando. Nos montamos y vamos en silencio. Por el camino empiezo a pensar en las cosas que llevo encima y lo que me he dejado en el hostel. Mierda, la lonely. Mierda, la dirección del hostel. Mierda, no he tomado el Malarone. Mierda, la libreta. Algo más? En fin, ya iré cogiéndole el tranquillo. Le comento la situación a Dilunga y me dice que este tranquilo, que el me llevará de vuelta. Siento un gran alivio. Me lleva a tomar un té y paga él. Damos una vuelta por el mercado, me explica lo que voy viendo.

Dilunga
Dilunga

Más tarde nos juntamos con Victor (el hermano de David), comemos, y después empezamos a hablar sobre mis planes de subir el Kilimanjaro. Cerramos el trato en 1875 dólares. 6 días de ascenso al Kili y 5 días de safari recorriendo los parques del norte: Taranguire, Serengueti, Ngorongoro y lago Manyara. Todo incluido menos las propinas y los caprichos. Creo que he conseguido un buen precio. Hemos regateado algo y estoy contento. Después marcho con Dilunga en otro matatu hacia un mercado Masai que está en un pueblo cercano. Por el camino el chofer va parando conforme ve a gente esperando. En una de esas después de parar hecha un poco marcha atrás y aparece un Tanzano por la ventanilla del conductor increpándole algo en Tanzano. Chalo al canto y yo no entiendo nada. Estoy en el asiento delantero, justo al lado del conductor. Siguen discutiendo calurosamente. El tío esta borracho, me dice Dilunga. Se va y le veo romper una botella en el suelo y volver con el cuello de la misma hacia el conductor. La cosa se tensa. No puedo evitarlo y me sale un “just relax” que no puedo evitar. Dilunga me explica que al dar marcha atrás casi le pisa el pie, y el se queja de que si le pasaba algo a ver quien alimentaba a su familia. El tío por fin se va amenazándole con que volverán a verse las caras. En mitad de la conversación aprecio un Mzungu (así nos llaman allá), y me alegro de haber servido para calmar las cosas. Le pregunto a Dilunga si realmente podría haberlo matado y me dice que si. Que a veces pasa. Que algunos se ponen muy violentos cuando beben bebidas espirituosas. Tomo apuntes de lo ocurrido. Por fin llegamos al mercado Masai, me compro un típico pañuelo y me lleva a donde los Masais van para vender el ganado. Un sitio muy curioso. Después seguimos el camino y me enseña su escuela, por donde se escapaban para fumar, y el campo de futbol colindante. Me rio de Janeiro. No hace falta más para pasar un buen rato y pienso en los campos que me toco visitar cuando yo jugaba. Las rayas se marcan quemando la hierva, y la verdad, se ven perfectamente.

DSC_2212

Después volvemos a Arusha y tomamos algo en una terraza. De repente aparece un Tanzano muy elegante y no le reconozco al principio. Es David y resuelvo el despiste elogiando su vestimenta. Me dice que vamos a conocer a su familia y luego me traerá de vuelta. Me meto en el coche y ahí están sus tres hijos. Entre 10 y 5 años. Tímidos menos el mayor que parece tener ganas de conocerme. Llegamos a un hotel muy lujoso, de esos en los que solo se hospedan blancos generalmente. Vamos a la terraza y nos sirven unas cervezas. Charlamos amigablemente en un entorno en el que me siento extraño pero cómodo.

David
David

Pronto llega su mujer y su hermana, pero apenas hablamos con ellas. David me dice que debería trabajar con los safaris y me entra la duda de por que estaba allá. Me dice que igual podría llevar algún grupo… le cuento la realidad que estamos viviendo por allá, la comprende y dejamos el tema rápido. De repente nos traen una pizza, cenamos, y antes de irnos David no me deja pagar nada: “may be other time” dice.

Hijo de David
Hijo de David

Ya con el sol escondido salimos de allá y me lleva de vuelta donde siguen Dilunga y Victor, bebiendo con unos amigos. Me los presentan y echamos la última entre risas. Ya es tarde y montamos todos en una furgoneta y nos van dejando en nuestras casas. Llego al hostel encajando todo lo vivido este primer día. Me será difícil resumirlo todo (ya lo veis, jaja). La mañana siguiente Dilunga vuelve a buscarme y me dice que iremos a Moshi (mi próximo destino)en transporte privado. Me lleva donde están David y su jefe (aún no a empezado el negocio por su cuenta y no quiere que se entere), Dilunga me explica que tiene trabajo pero que mañana me recogerá en Moshi e iremos a unas cascadas. En trayecto sin paradas resulta ser muy cómodo, y a la llegada me llevan a la oficina para sellar el trato. Tengo que sacar dinero. Me llevan a un cajero y volvemos con un fajo de billetes que me rio yo del Monopoli. Cerramos el trato y Victor me lleva a comer justo al lado. Me dice que soy muy “friendly” y que no suele ser lo normal. Que la gente se hecha atrás cuando les ofrecen cosas. Le respondo que por ahora no me ha dado ningún motivo para hacer lo contrario y reímos. Según me hace saber su hermano le va preguntando por teléfono a ver que tal estoy, y que se preocupe por mí. Lo esta haciendo. Me dice que no page nada nos vamos. Al día siguiente quedaremos con el guía y chequearemos mi material. Si necesitas algo te lo daremos “for free”. Me siento mimado. También me dice que cuando acabe todo quiere que nos juntemos con David para hablar tranquilamente. Quieren que este contento con mi experiencia para que pueda recomendarles y así conseguir más clientes. Quizá, involucrándome a mí en el proyecto. Le explico lo mismo que a David y parece entenderlo también. Aún así le digo que les ayudaré en lo que pueda. Es buena gente y me están mimando muchísimo (eso creo). Les digo que al menos puedo recomendarles en mi blog y a mi entorno más cercano. Tras salir del restaurante me lleva a un hostel que me ha recomendado para cuando vuelva del trekking: 10 dólares la noche, habitación individual. La vemos, me gusta, y hacemos la reserva. Volvemos a ir a la oficina y me esperan para llevarme a mi hostel. Llego y es un sitio fantástico. Lo regenta una mujer (Sandra) de Nueva Zelanda con su marido Tanzano y me invita a una barbacoa que harán a la noche para todos los huéspedes. Me hecho la siesta (2 horitas, que el cuerpo me pide pausa), reviso el blog y ya de noche salgo al jardín. Me encuentro con tres eslovenos, una pareja de Nueva Zelanda muy simpática y Sandra. Cenamos maravillosamente entre risas y preguntas varias. Ya con el estómago lleno me voy a la cama y aprovecho para ver los videos que grabó mi cuadrilla para mi despedida. Me rio solo como un lunático y me alegro de contar con ellos. Tengo mucha suerte. Me trago todos del tirón y me acuesto sobre la 1 de la madrugada.

Sobre las 7 me despierta un zumbido y ya no pego ojo. No consigo matar al inquilino que se ha colado en mi habitación (increible habitación por 25 dólares) y decido levantarme con tiempo para preparar la maleta que le mostraré al guía. Desayuno después, y me voy al porche para esperar a Dilunga. Se supone que llegará sobre las 10. Decido esperarle mientras resumo todo lo acontecido hasta el momento. Quiero recordar cada detalle, y compartirlo con aquellos que me siguen. Ahora mismo son las 11:07 y es hora de moverme. Dilunga no a aparecido (ya le preguntaré. Al fin y al cavo es un currela y si tiene trabajo no podrá llevarme a las cascadas como acordamos. Los planes van cambiando sobre la marcha, y hay que aceptarlo sin agobios. Voy a prepararme y a ir al centro a dar una vuelta. Tal vez me pase por la agencia a ver quien está. Ya os contaré. P.D. Mañana empiezo el trekking y con esta mini novela espero teneros ocupados hasta la vuelta :op Aun así siempre sois libres de no leer todo. Tranquilos, no me chivare.

5 comentarios en “Primeros pasos”

  1. Iepeleeee…. Hori poza hain zoriontsu ikustea, disfrutatu eta zainduuuuu!!!! Ánimo kilirako, egurraaa!!! Muxuk

  2. Ikusten det denbora ez dezula galtzen. Gauza interesgarria dago lehendabiziko momentutik. Disfrutatu ta lasai egon. Gauza horiek ondo irtetzen direnean beti gogoratzen direnetarikoak dira. Kilimanjaron azkenean!

    Por cierto, una pregunta sobre “…resuelvo el despiste elogiando su vestimenta”. Como se elogia la vestimenta de uno en Ingles? No creerás que voy a perder la costumbre de preguntarte mierdas por el hecho de que te encuentres en Tanzania. Jodete como me jodo yo por estar trabajando!

  3. Horrelakoak izan behar dira sarrera guztiak??? Ea argazki gehio jartzen dituzun mutil, Iruñeatik ibiltzen eta etxera iritsi arte irakurtzeko izan dut!!!! 😉
    Glad to have news about your trip. I hope that all goes well and the Kilimanjaro will be little more than Mendaur!

  4. jajaja joder con el caramelido!!! Pozten naz momentuz dena ongi joatea!! Gu hemendik SanFerminetaz gozatzen ta baita sufritzen ere,… Parrandan gustora baina baditut lasai egoteko gogoak eta mendietaz gozatzeko ere!! Animo ta hori argazkiak, ze badirudi asko kontrolatzen ari zarela!!!jejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s