Oslob, Cebu, Boracay

DSC_0484PS

A la mañana siguiente, algo más descansados que el día anterior, salimos en autobús camino a Cebu. Haríamos una parada en Oslob y pasaríamos una noche en Cebu. Todo para al día siguiente coger un avión y así llegar a Boracay, última parada antes de la boda.

Nos montamos de par de mañana en un autobús, y comprobamos la afición local por el aire acondicionado. Se ve que pasan tanto calor que cuando viajan les gusta tener que abrigarse. Muchos subimos desprevenidos y no quedó más remedio que aguantar. Tenerlo presente si viajais por aquí, por que alguno incluso acabó con algo de fiebre.

La parada en Oslob era para poder nadar con tiburones ballena, nada más y nada menos. Según Julen pueden llegar a medir 32 metros, pero bueno. Resulta que se come una y cuenta veinte. En realidad pueden alcanzar los 16 metros, y sea como sea, impresionan un montón.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La zona en si es muy turística y tiene cierto aire a aquarium. Los bichos están dentro de una zona que aunque no es pequeña está delimitada por la costa y unas redes en el mar, y pese a ir biólogos de todo el mundo con la intención de realizar diferentes estudios, la zona está llena de barquitas con turistas ataviados con nuestros equipos de snorquel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los tiburones ballena van siguiendo otros barquitos desde donde les echan comida y tu mientras tanto puedes bucear intentando mantener una distancia de seguridad de unos cinco metros. Aún así, son tan grandes y hay tanta gente que no siempre es posible y hubo quien le dio alguna que otra caricia a los pececillos. Más vale que no sienten ninguna atracción por nuestros huesos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

1 - Fiera y pecesPS

Personalmente me pareció una experiencia muy emocionante, pero no me gustó en absoluto la falta de libertad de los bichos y el aire de turisteo que desprende la zona. Ponerlo en una balanza y decidir por vosotros mismos. Quizá me faltó observar más de cerca el ámbito científico, ya que los turistas solo podemos ir a la mañana.

Tras la visita, otra vez a la nevera y hasta Cebu. Aquí tan solo pasamos una noche y por suerte para mí justo coincidió con el vuelo de una chica de Barcelona con la que había coincidido brevemente en Nepal. Quedamos para tomar algo, nos contamos un montón de experiencias, intercambiamos futuros planes, y aunque todo se limitó a unas dos o tres hora, me hizo ilusión volver a encontrarnos.

DSC_0468PS

A la mañana siguiente tocaba madrugar otra vez. Sin mayores problemas llegamos a Boracay, y pasaríamos aquí las próximas tres noches. Lo más curioso del viaje fue que tan solo podíamos facturar 10kg cada uno, y que nos pesaron (a cada pasajero) con el equipaje de mano encima. Digamos que cuando vimos el tamaño del avión todo cobró más sentido.

Boracay hoy en día es uno de los sitios más turístico de Filipinas, si no el que más. Al parecer a sufrido un cambio drástico en los últimos diez años, con el que han orientando la isla al turismo casi en su totalidad. Así las cosas, la única intención que teníamos era descansar, ir a la playa, salir de fiesta, y realizar la despedida de los prometidos junto a sus familias.

DSC_0469PS

Fueron unos días que terminaron cumpliendo sus expectativas. Salimos un par de días de fiesta (si, en Filipinas salí más de fiesta que en los siete meses anteriores), hicimos la despedida en un sitio increíble donde había un buen bufet, una piscina e incluso un cantautor animando el ambiente, compramos un balón y me quité un poco el mono jugando en la playa, nos dieron un buen masaje (esta vez no me quedé mirando), tuvimos tiempo para que cada uno lo dedicase a sus cosillas, y recomendado por Mikel, hasta probamos el llamado Flying Fish.

DSC_0473PS

DSC_0490PS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Manosdemantequilla Osinaga

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esto último se trata de una especie de hinchable donde puedes sujetarte únicamente con las manos y que está amarrado a una lancha de estas que cortan el agua. La lancha va tirando mientras el hinchable va dando botes por la velocidad y el viento, y tienes que agarrarte como si tu vida dependiese de ello. Yo fui con Julen y Hector, y este último fue el primero en probar el agua, que no el último. La leche fue mala y se hizo daño en el costado. Por si acaso acabó subiéndose en la lancha y quedamos a bordo tan solo Julen y yo. La consecuencia fue que con menos peso volamos literalmente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

2 - ArrepentimientoPS

Costó pero nos mantuvimos agarrados al hinchable como una garrapata a un perro, tumbándonos hacía el interior en busca de refugio. Conseguimos acabar sin ningún percance y fue realmente divertido, pero creo que algún día se les puede ir de las manos. Al terminar entiendes por que te hacen firmar unos papeles antes de empezar con los que literalmente se limpian las manos si te pasa algo. Vaya locura 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s