Banaue, Batad, Sagada

DSC_2037PS

Tras deshacer todo el trayecto hasta Cagayan de Oro y pasar una noche allá, a la mañana siguiente cogimos otro avión de vuelta a Manila. Esta vez el plan era ir hacia el norte, a la zona más montañosa del país. Para entonces ya habíamos contactado con Ed (el padre de Kara) y nos había organizado amablemente los próximos días. Él estaría por la zona y nos juntaríamos al llegar a Sagada.

Tras hacer tiempo en un centro comercial de Manila cogimos un autobús nocturno y esta vez, ya antes de entrar, el chófer nos avisó que nos abrigásemos. El colega llevaba bufanda y todo. Sigo sin entenderlo… dormimos como pudimos y de par de mañana llegamos a Banaue.

DSC_1947PS

DSC_1969PS

Lo más conocido aquí son las terrazas de arroz, y nada más llegar ya teníamos un guía esperándonos para la visita. Nos llevó a desayunar y tras dejar las mochilas decidimos ir por nuestra cuenta ya que el camino era muy sencillo. El guía era muy amable pero teníamos ganas de explorar la zona solos. Así, llegamos al mirador más alto de todos y contemplamos la belleza del paisaje. No era la mejor época para visitarlo ya que acababan de empezar a plantar el arroz y predominaba el color marrón, pero el valle con las terrazas a ambos lados nos resultó muy bonito.

DSC_1978PS

DSC_2059PS

Nos comentaron estando allá que había otro camino de vuelta recorriendo las terrazas, pero que era mejor ir con guía. Lo pensamos un poco y otra vez decidimos intentarlo por nuestra cuenta. Todos nos camino llegan a Roma ¿no? Resultó un trayecto muy bonito y aunque nos perdimos alguna vez, preguntando a la gente que vivía allá encontramos el camino sin demasiados problemas. Al ir solos fuimos más tranquilos, con los ojos más abiertos, nos relacionamos más con la gente y tubo su parte de aventurilla. Al fin y al cabo, lo peor que nos podía pasar era tener que dar media vuelta.

DSC_2045PS

Cogimos otra vez las mochilas, y con en triciclo nos fuimos a Batad. O mejor dicho, hasta un punto donde aún teníamos una hora andando, ya que no hay carretera hasta el pueblo. Allá pasaríamos la noche tras este largo día, pero nada más llegar no pudimos resistirnos a ir hasta el mirador del otro lado de la ladera.

DSC_2107PS

Las terrazas de arroz aquí eran realmente bonitas, mucho más espectaculares que las anteriores, y además el arroz estaba plantado haciendo rebosar las terrazas de un color verde intenso. Una estampa de postal.

DSC_2117PS

Panorama_sin_título1PS

DSC_0007PS

Volvimos ya muy cansados y con ganas de descansar, pero por el camino nos juntamos con una madrileña que lleva viajando nada más y nada menos que unos ocho años. Según nos contó todo empezó con un viaje de un año que había hecho… ahí queda eso, jajaja! Aunque apenas tuvimos tiempo para charlar era una chica muy interesante y además nos dio unos cuantos consejos para la visita a Nueva Zelanda. Grandes personas que te juntas viajando.

Nos regalamos un masaje de una hora antes de ir a dormir y el día siguiente, otra vez sin perder el tiempo, salimos de regreso antes del amanecer. Nada más salir del pueblo un par de perros nos empezaron a seguir y fueron nuestros fieles compañeros hasta coger el triciclo que nos esperaba.

DSC_0016PS

Otra vez de vuelta en Banaue, cogimos una furgoneta y tras unas tres horas llegamos a Sagada, donde nos encontraríamos con Ed. Habíamos seguido todo el plan que nos había preparado y ya era hora de estar un rato juntos y agradecerle tanto trabajo.

DSC_0011PS
Ed

Sagada es un pueblecito muy acogedor pero que se encuentra en una fase de crecimiento al parecer difícil de frenar. Pasamos aquí dos noches, y de nuevo volvimos a aprovechar el tiempo al máximo. Ed nos presentó a Sotero, el que sería nuestro guía durante los próximos dos días, y resultó ser un tipo muy majete con el que disfrutamos mucho.

DSC_0021PS   DSC_0023PS

DSC_0020PS

El primer día nos llevó al Underground river, un rió que pasa por una cueva de lado a lado, y fue una bonita introducción a la zona. En el camino de vuelta además nos enseñó donde parte de la gente local ponían hasta hace pocos años los ataúdes de los fallecidos (los que aún conservaban las tradiciones de las tribus originarias de la zona): en paredes, cuevas, pequeños agujeros… y muchos de ellos ataúdes pequeños que albergaban el cadáver en posición fetal. Muy curioso.

DSC_0047PS

DSC_0037PS

Fue un gran primer día y para finalizar de igual manera disfrutamos de una exquisita cena en compañía de Ed. La comida en Filipinas no me resultó especialmente buena, pero en la zona norte se come muy bien.

El segundo día, fue todavía mejor. Nos levantamos algo más tarde y fuimos a hacer la denominada Cave Connection en compañía de Sotero. Se trata de una larga cueva que puedes atravesar de lado a lado, pero que la mayoría de la gente tan solo explora desde uno de los lados. La visita superó con creces cualquier expectativa. Lejos de ser una cueva preparada acabamos arrastrándonos, manchándonos e incluso cubiertos de agua hasta la cintura.

DSC_0056PS

DSC_0086PS

DSC_0105PS

Por el camino vimos un montón de formaciones a las que Sotero siempre sacaba similitudes tras preguntarnos a que se parecían, y fue una de las cuevas donde más he disfrutado nunca.

DSC_0104PS
Anciano sin dientes

DSC_0096PS

Tras dos horas de exploración apenas nos juntamos con cuatro personas, y todos los turistas se centraron en la zona final. Una gozada.

Para recuperar fuerzas fuimos a comer y echar una pequeña sienta donde nos alojábamos, ya que a la tarde nos esperaba otra salida. Esta vez, también en compañía de Ed. Fuimos a dar una vuelta por el monte y visitamos un pequeño lago tras ver atardecer desde las alturas.

DSC_0053PS
Con Ed y Sotero
DSC_0057Ps
No me enfades que te meto

Se hacía de noche pero lejos de ser un inconveniente la oscuridad nos regaló un montón de luciérnagas que iluminaron los bordes del camino de vuelta. Una preciosa sorpresa inesperada.

Aquella fue la última noche, y tras despedirnos del gran Sotero fuimos a cenar con Ed, estupendamente otra vez.

Sin embargo, la última sorpresa del día vino al volver al hostel. Ya habíamos visto incendios por la zona desde la llegada, pero esta vez uno de ellos parecía más cercano. Tanto de hecho, que el fuego llegó a escasos metros del hostel.

DSC_0097PS
Preciosas vistas desde la habitación

La gente, sin embargo, parecía no preocuparse mucho y la mayoría de ellos estaban viendo la tele en casa. Dimos una vuelta por las inmediaciones antes de dormir, y como comprobamos a la mañana siguiente el fuego no paso de la carretera que dividía el bosque de la mayoría de las casas. Los árboles apenas prendieron y fue la hojarasca la que se calcinó. Más vale que no hacía apenas viento. De todas formas, la tranquilidad de la gente local nos dejo ojopláticos.

DSC_0087Ps

Esos días por el norte fueron magníficos y en gran parte se lo debemos a Ed y su amable compañía. Fue un auténtico placer compartir tantos momentos y además pudimos entender mucho más sobre la zona y su gente ¡Mil gracias!

Tocaba moverse otra vez. Cogimos un autobús al día siguiente, y tras cambiar a otro en Baguio, llegamos a Manila de madrugada instalándonos otra vez en casa de Annibon. Pasamos un par de días tranquilamente, conectados al Wifi y preparándonos para salir a Singapur. Tenemos mucho que agradecerle a ella también por lo mucho que nos facilitó la estancia en Filipinas. Siempre dispuesta a acogernos y proporcionándonos un campo base idóneo durante los casi dos meses que estuvimos por el país.

Beraz badakizue. Jende jatorra eta zuen ametsetako lekuaren bila bazabiltzate, zoazte Filipinetara. Ongi etorriak izango zarete eta nahi adina esperientzia bizitzeko aukera izango duzue. Lurralde maitagarria zentzu guztietan. Gainera, bertakoek ingelera txukunean hitz egiten dute eta honek asko errazten du beraiekin harremantzeak eta lurraldea gertuagotik ezagutu ahal izatea. Animatu zaitezte! Gora Filipinak!

Un comentario en “Banaue, Batad, Sagada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s