Lago Tekapo, Lago Pukaki, Mt. Cook N.P.

Teníamos decidido ir al monte Cook con la intención de intentar hacer algo allá, pero por el camino paramos primero en los lagos Tekapo y Pukaki. No había prisas por llegar. El camino en furgoneta resultaba entretenido y con mes y medio de viaje por delante no teníamos prisas.

DSC_0347Ps

Llegamos al lago Tekapo acompañados de un día soleado y agradable, y no dudamos en hacer un pequeño trekking para subir el monte Jhon, desde donde hay unas vistas increíbles de todo el lago y los alrededores. Arriba además hay una estación astronómica y teníamos ganas de echar un vistazo. El camino resultó sencillo y al llegar arriba el panorama fue espectacular. A un lado el bonito lago de color turquesa con la gente practicando toda clase de deportes acuáticos en él, enfrente una planicie de color arena adornada con finas nubes que parecían pintadas para la ocasión, y al otro lado las montañas de la zona del monte Cook siendo engullidas por unas nubes hambrientas. Pasamos largo rato atontados mirando hacia todos lados, y aprovechamos también para hacer el indio y grabar un par de vídeos intentando hacer una parodia del Señor de los Anillos. Nos lo pasamos en grande pero en honor a la verdad tengo que decir que desde dentro parecía mucho más gracioso, jajaja!

Lago TekapoPS

DSC_0355PS

Desde allá nos dirigimos hacía el lago Pukaki, donde pasaríamos un par de noches antes de ir por fin hasta el parque nacional del monte Cook. Este lago era mucho más grande, invadiendo la tierra en dirección a los montes, y las vistas son un regalo. Además las noches regalan un cielo estrellado que dan ganas de contemplar durante largo rato, a pesar del frió que comenzaba a sentirse cada vez más tras la caída del sol.

DSC_0375PS     DSC_0389Ps

Por fin llegó el momento de acercarse a las montañas. Salimos sin madrugar demasiado y recorriendo la preciosa carretera que bordea el lago y poco a poco se va metiendo en el parque nacional llegamos al DOC (oficina de información de los parques) para ver que opciones teníamos.

DSC_0441PS

Subir el monte Cook imposible sin equipo ni experiencia (que felicianos somos), pero había un par de trekkings que podían ser interesantes. El primero recorriendo un camino paralelo al glaciar Tasman, y el segundo algo más largo hasta un albergue desde el que hay unas de las mejores vistas de la zona.

Tan solo nos quedaba medio día, así que decidimos empezar por el glaciar y dejar el más largo para el día siguiente. Cargamos con lo indispensable, y fuimos en busca del refugio que marcaría el final del recorrido unas cuatro horas más tarde.

DSC_0411Ps

El camino fue fácil y bonito pero la mayoría del glaciar nos lo encontramos cubierto de rocas. Tan solo en la lengua final se podía apreciar el hielo. De todas formas lo peor fue cuando sin saberlo llegamos al final, vimos una minúscula caseta, y nos fuimos monte arriba buscando el refugio del final. Subimos como cabras por unos caminos en los que las piedras se rompían al agarrarlas hasta que nos entro la sensatez y decidimos bajar y dar la vuelta. Para entonces ya me había hecho un corte en la espinilla, un pequeño recuerdo de Nueva Zelanda pero nada serio. A la bajada, algo mosqueados ya, decidimos mirar dentro de la minúscula caseta que nos habíamos encontrado y efectivamente ese era el refugio. Vaya cara se nos quedó. Volvimos a la furgoneta algo más rápido ya que se nos hacía algo tarde, y allá recuperamos fuerzas para el día siguiente.

Amanecimos con un día perfecto para la excursión y con muchas ganas. Desayunar y a darle otra vez. Está vez el desnivel era mucho mayor y tuvimos que subir incontables escaleras. Más vale que me curé de espanto en Nepal. Nos lo tomamos con calma y ya bastante cerca del final paramos a comer con unas perfectas vistas sobre el parque nacional y el propio monte Cook. Alguna nube baja entraba por debajo pero arriba el día se mantuvo perfecto.

Cook 2PS

DSC_0447PS

DSC_0548PS

Cook 3PS

Lo más espectacular de esta caminata es cuando llegas a la parte de arriba y ves las montañas y el glaciar que esperan en el otro lado. Grandes desprendimientos de piedra y pequeños aludes fueron intermitentes el las laderas de enfrente durante todo el rato que estuvimos allá, y fue una gozada sentarnos en silencio mientras le dejábamos hacer a las montañas. Un espectáculo.

DSC_0466Ps

DSC_0518Ps

DSC_0542Ps

Bajamos encantados del día pero cansados y nos fuimos a preparar algo para comer a una especie de merendero. Allá nos juntamos con una francesa y un italiano que viajaban juntos, y tras compartir mesa intercambiamos un montón de consejos y cosas que hacer en este país. Una pequeña charla que nos facilitaría mucho las cosas en adelante. Una gozada de pareja a la que será difícil volver a ver.

DSC_0562PS

Abandonamos el parque en dirección al lago Pukaki otra vez, y tras una fracasada intentona de pescar algo (teníamos incluso una caña de pescar en la furgoneta pero para la primera media hora ya me había quedado sin anzuelo), nos acercamos hacia una zona en la que habían rodado la famosa trilogía. Nos quedaba de camino hacia el sureste y no dudamos en volver a mal-grabar alguna tontería, echarnos unas risas y a seguir el camino.

DSC_0576PS

Denbora aurrera zihoan eta gogoz geunden ekialdeko kostaldera iritsi eta printzipioz han aurkituko genituen itsas animaliak lehen aldiz libre bizitzen ikusteko. Guretzako hegoaldeko uharteak duen gauza berezienetako bat da eta ordu-arteko egun politak ahalik eta lehen probestuarren abiatu ginen, hemen neguak goiz dakartzan hotz eta euriteak aurreratu aurretik.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s