Sulawesi: Tana Toraja

DSC_0410PS
Llegamos a Makassar, ciudad principal de la enorme isla de Sulawesi, pero aún nos quedaban unas cuantas horas de espera hasta coger un autobús nocturno para llegar a Rantepao, en Tana Toraja. Esta es una zona famosa por sus ritos funerarios principalmente, los cuales suelen durar varios días.
Panoramikoa menditikPS
Panorama_sin_título1PS
Su alcance depende del estatus social del fallecido y nosotros fuimos testigos del más grande del año, según nos dijo nuestro guía. Toda la gente de la zona se concentró en el espacio preparado para las ceremonias y el lugar estaba repleto de búfalos y cerdos que los visitantes habían regalado a la familia del fallecido. Esta apunta los regalos recibidos en una lista, y así, cuando se torna la situación, cada uno sabe lo que recibió de esta o aquella persona, devolviendo así el regalo.
DSC_0253PS
La celebración que vimos se basó en bailes, músicos, pequeñas procesiones de los invitados, mujeres sirviendo y muchísimo colorido. Una celebración en toda regla.
DSC_0506PS
DSC_0540PS
DSC_0527PS
DSC_0429PS
Satisfechos ya con la visita, el guía nos condujo a ver una pelea de bueyes que duro unos pocos segundos (unos de ellos salió pitando enseguida) y a dos tipos de cementerio.
DSC_0743PS
El primero con menhires de diferentes tamaños (cada uno de ellos pertenece a un solo fallecido y al igual que las ceremonias cuanto mayor estatus social tengas, mayor es el pedrusco) y el segundo con piedras enormes con agujeros donde en su día metieron los cadáveres (hoy día los esqueletos están a la vista de quien quiera mirarlos).
DSC_0665PS
Me resultó muy curioso lo importante que es el estatus social y la forma de mostrarlo. Los bueyes, por ejemplo, cumplen un papel muy importante en ello. Cuantos más tengas, más importante es tu estatus social. Pero ni siquiera los usan en el campo y los cuidan mejor que a cualquier otro animal. Los bañan y los alimentan lo mejor posible, pero no parecen tener mayor función que el intercambio. Cuando alguien mata uno reparte la carne entre la gente del pueblo para que no se pierda y así se van turnando. Eso nos contó el guía al menos.
DSC_0488PS
EtxeaPS
El segundo día nos fuimos en moto hacía la zona norte, donde llega menos gente y no están tan acostumbrados a ver turistas. De echo, nuestro guía nos llevó a ver una pelea de gallos y a la llegada todo el mundo se nos quedó mirando. Aún así pronto se olvidaron de nosotros y fuimos testigos otra vez de las crueles peleas mientras la gente sacaba billetes de los bolsillos sin recelos.
DSC_0835PS
DSC_0846PS
A la vuelta, esta vez tocó una boda. Todo el poblado y gente de los alrededores se encontraba esperando a que la pareja llegase de la iglesia (en esta zona son mayormente protestantes) para poder comenzar el festín. Estuvimos charlando con la gente local mientras tanto, y fueron muy amables. Aprendimos algo del dialecto local, nos ofrecieron su propio licor de arroz y comimos juntos, principalmente cerdo cocinado dentro de cañas de bambú.
DSC_0770PS
DSC_0809PS
Aquella noche la pasamos en una de las casas tradicionales de la aldea donde principalmente guardan el arroz lejos de los roedores. De hecho, la familia vivía en otra casa al lado, y esta tan solo la utilizaban cuando tenían que arreglar algún asunto familiar. A la mañana siguiente tras volver a desayunar cerdo con arroz, volvimos a Rantepao. Por el camino hicimos una parada para ver un cementerio de niños donde descansaban en pequeños agujeros dentro de los árboles y un animado mercado de animales (principalmente bueyes y cerdos).
DSC_0706PS
Panorama_sin_título1aldatzekoPS
Y cuando llegamos a Rantepao fue cuando el cerdo comido nos pasó factura a ambos. La mayoría era tocino, cocinado de aquella manera, y nos sentó fatal. Al menos pudimos descansar unas horas antes de volver a coger el autobús de vuelta a Makassar. Cosas que pasan.
La visita a esta isla fue más corta de lo deseado pero mereció la pena el viaje. Al día siguiente teníamos que volver a coger un vuelo, esta vez a la isla de Lombok, ya con ganas de descansar otra vez y acabar tranquilamente nuestro periplo por Indonesia. Japón estaba al caer.

2 comentarios en “Sulawesi: Tana Toraja”

  1. “Tras volver a desayunar cerdo con arroz”. Ya claro, claro,…. A que estaba muchísimo mejor que en la comida del día anterior?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s