¡Hola otra vez! Kaixo!

Hace mucho que os tengo abandonados así que antes de empezar enserio intentaré poneros al día. Como ya sabéis en agosto de 2015 acabé mi viaje alrededor del mundo. Me fui hacia el este y trece meses y medio después regrese junto al sol del atardecer. Un viaje que me marcó profundamente y que me ha hecho plantearme muchas cosas y actuar en consecuencia.

Apenas acababa de sacar las cosas de la mochila cuando ya tenía claro que pronto volvería a partir. Yo estaba en casa pero mi mente seguía viajando. No quería parar de empaparme de todas esas cosas que me van pasando mientras conozco nuevos horizontes, nuevas culturas, nuevas vidas. Fue una alegría inmensa poder volver a compartir esos momentos cotidianos con la gente que quiero y que siempre estarán conmigo por muy lejos que me encuentre, pero en cierta manera muchas veces me he sentido algo incomprendido. Recuerdo muchísimas experiencias que me hubiesen gustado compartir pero que se han quedado en el tintero varias veces, junto con las ganas de mostrar lo que el viaje a creado de mí. Sé que puede resultar algo difícil entenderme pero nunca he sido el tipo de persona que alardea de sus hazañas y se regocija ante los demás de sus logros. Simplemente espero la oportunidad para poder mostrar todo aquello que llevo dentro y algunas veces no se ha dado la situación, es todo. No hay que dramatizar. Siento que el  cariño mutuo sigue vivo y eso vale mucho más que cualquier historia. Y me siento muy agradecido por ello.

Así las cosas, dos meses más tarde volví a coger otro avión, otra vez sin billete de vuelta. Esta vez quería recorrer Sudamérica y me llevó cerca de ocho meses conocer parte de Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia y Perú. Un viaje increíble otra vez, con el añadido de poder hablar tranquilamente con la gente local. Imaginaros la de gente que me he encontrado, experiencias que hemos compartido, aventuras y desventuras en esta tierra mágica. Aún así, tengo que mencionar dos cosas: la primera, que al no llevarme el portátil no pude seguir con el blog y es algo que queda pendiente (ahora mismo no tengo todo el material necesario para contároslo), y la segunda, que mi idea principal era llegar hasta Colombia pero que acabé mi viaje antes de lo previsto. ¿Para volver a casa? Si, pero por poco tiempo otra vez. Durante el viaje sentí una necesidad que fue cobrando fuerza con los meses hasta no dejarme pensar en otra cosa: necesitaba un proyecto. Me iba a pasar dos años viajando sin parar y me encantada, pero no quería que todo acabase un día como un bonito cuento. Quería que el viaje fuese mi vida, o al menos intentarlo. Y para ello debía volver a casa y conseguir las herramientas adecuadas.

Tras reflexionar profundamente sobre lo que desearía hacer en adelante, comencé a tomarme la fotografía mucho más enserio. Incluso al final del viaje por Sudamérica ya me dedicaba a estudiar y ampliar mis conocimientos.

Pasé apenas un mes en casa, y volví a coger otro avión. Esta vez para un mes y medio, y con destino Hong Kong. Allí me esperaba mi nuevo e inseparable juguete: un equipo fotográfico profesional. Si quieres hacer algo Ander, hazlo bien. Viaje por Tailandia, Taiwan, Camboya y China y he ido familiarizándome con mi nuevo material. Esta vez no había tiempo para blogs. Eso queda pendiente una vez más. Me dediqué exclusivamente a intentar conquistar a mi cámara con la idea de hacernos felices mutuamente.

Volví a casa otra vez, y tardé un mes en preparar todo lo necesario para mi próximo viaje: Europa. ¿Y por que Europa? Primero, porque tengo una furgoneta preparada para ello y resulta mucho más económico (hace mucho que no doy de comer al cerdito). Segundo, porque necesito estar donde quiera y cuando yo quiera para poder tomar mejores fotografías. Tercero, porque aún me queda mucho por conocer aquí. Y cuarto, porque uno nunca sabe a dónde le va a llevar el camino.

El plan esta vez es sencillo: subir hasta Noruega lo antes posible para intentar esquivar el invierno en medida de lo posible, cruzar el país hacia el norte y bajar por Finlandia. Después, seguir hacia el sur sin rumbo fijo y más tarde no os lo puedo decir todavía porque no tengo ni idea. Tiempo al tiempo. Lo que si os puedo adelantar es que si todo va bien estaré viajando como mínimo hasta Enero o Febrero. Quién sabe.

Miremos al presente ahora. En este momento os escribo desde mi nueva mansión de apenas unos pocos metros cuadrados. Cocina, sala, comedor y dormitorio. Lo único que no entra es el baño. Ah, y trastero. Si supieseis todo lo que llevo dentro os costaría creer lo cómodo que duermo. Bicicleta, esquís, raquetas… en fin, no vale la pena entrar en detalles. De todas formas lo mejor es que cambia de vistas cada día 🙂

Lo dicho. Espero que volvamos a disfrutar de este viaje juntos, y espero entusiasmado que disfrutéis con las fotografías especialmente. Comentar, compartir, seguir … todo aquello que nos una más me hará muy feliz. Muchas gracias a tod@s de antemano. Os lo agradezco muchísimo.

Bidai on eta lasterarte!

IMG_20160817_065626

———————————————————-
Ander Martinez Photography
 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s