Trekking de Trolltunga y camino hacia Lofoten

_dsc6309

Aún me quedaba otro trekking pendiente. Mi amigo Iñigo que vive en Oslo me lo había recomendado así que no había duda. El trekking de Trolltunga parece ser que se ha puesto más de moda en los últimos años y aunque es más largo que los anteriores, son muchos los que hoy día se animan a recorrerlo.

Llegué a la zona y esta vez no vi otra que aparcar en el parking que está justo al comienzo del recorrido. Pensaba que era gratuito pero va a ser que no. Está vez cambié el plan y comencé con una enorme mochila para pasar la noche y volver al día siguiente. El camino comienza con una gran pendiente pero una vez superado este primer escalón todo es más liviano. En tres horas y media llegué al final, y el camino en si ya me pareció espectacular. Sobre todo cuando llegas a la zona del fiordo al que asoma en mirador de Trolltunga.

Nada más llegar ya quedé impresionado. Una especie de lengua de trol (de ahí su nombre) que se asoma al vacío increíblemente. Era justo la hora del atardecer y el paisaje anaranjado con el fiordo azul a sus pies creaban una postal difícilmente mejorable.

_dsc5981z

Había cerca de diez tiendas de campaña ya instaladas pero no había mucha gente. Acampé, esperé a la noche, e intenté sacar alguna foto más especial sin mayor resultado. Lo peor fue cuando a la mañana siguiente me desperté, cogí la cámara y me di cuenta de que me la había dejado encendida, estaba sin batería, y la de repuesto dormía plácidamente en mi furgoneta. Mucha rabia por no poder sacar más fotos ya que a la ida había ido del tirón, pero bueno. De los errores se aprende.

Llegué a la furgoneta, me di cuenta de que el parking era de pago al quitar el papelito del parabrisas (dudo mucho de que llegue nada a casa, la verdad), y me puse en marcha otra vez.

A beautiful sunset in norwegian mountains with pink sky and beutiful color.

Mi próximo destino era ya uno de los más esperados: Lofoten. Un conjunto de islas en la zona noroeste muy recomendada y donde esperaba poder ver auroras boreales. Eran más de 1500 km lo que me separaban de allá así que tras ojear el mapa volvía a hacer varias paradas.

Primero me acerqué a la zona del Reino de Voss, donde la gente suele acudir a hacer deportes de aventura, pero prácticamente pasé de largo y no vi nada especial.

oton%cc%83o

Poco más tarde llegué hacia la zona del fiordo Aurlandsfjorden donde hay un bonito mirador.

_dsc60212313243

Como os digo, ir por la carretera es todo un lujo para la vista en Noruega, ellos lo saben, y tienen marcadas varias de ellas como interés turístico. Merece la pena revisarlas antes de organizar el viaje. Echar un vistazo aquí. Por la zona de los fiordos la verdad es que ya la construcción es increíble, con una cantidad de puentes y túneles que cuesta creer. Precisamente, el túnel más largo del mundo se encuentra aquí con nada más y nada menos que  24,5 km, conectando Lærdal con Aurland.

_dsc6332

Así, seguí mi ruta hasta llegar a Lærdal para ver la iglesia de madera de Borgund. Construida en 1180 y una de las mejor conservadas.

_dsc6044

La siguiente parada fue una de las que más me impresionó: en glaciar Nigardsbreen. Desde el parking hay dos posibilidades: o tomas un barquito que te acerca al glaciar o caminas cerca de una hora. Yo fui andando y se llega fácilmente. Lo mejor de este glaciar es que te puedes acercar a él tanto como tu sentido común te lo permita. Yo estuve buscando ese límite y me llevé un pequeño susto con el estruendo de un desprendimiento cuando estaba mirando a mi cámara.

glaciar-web

_dsc6168

Three small groups are laying on the ice, resting, while they explore the glacier

Otro de los fiordos más conocidos es el que asoma la pequeña pero visitadísima localidad de Geiranger. Nada más llegar no di crédito a lo que me encontré: un enorme crucero en mitad del fiordo. Está claro que es uno de los lugares más conocidos y lo incluyen en todo tipo de viajes. Subiendo el puerto de montaña hay un bonito mirador, pero aquí más vale olvidarse de estar solo.

_dsc6267

_dsc6271

Ya tenía ganas de ir más hacia el norte así que hice una única parada más, esta vez en la ciudad de Ålesund. Otro de los puntos turísticos, pero también me apetecía conocer alguna de las ciudades. Antes de llegar hay una pequeña montaña desde donde las vistas abarcan toda la ciudad. Otra vez cruceros a la vista y rodeado de turistas que se bajaban de los autobuses, pero la ciudad la verdad es que me gustó. Paseé toda la tarde tranquilamente por su pequeño centro con bonitas casitas de colores y bancos con calefacción (imaginaros mi cara cuando me senté sin saberlo) y me dispuse a conducir hasta Bodø, desde donde cogería el ferry hasta las islas Lofoten.

The city of Alesund where many tourist used to arrive in cruises. Charming and beautiful city in Norway

_dsc6436ps-copia

El camino de la costa es bonito pero no me pareció tan especial como me lo imaginaba. Lo mejor estaba por llegar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s