Archivo de la categoría: Tanzania

Zanzibar (agosto 2-11)

Tras pasar 3 días en Dar Es Salam (aviso: hay que tener cuidado con los taxis y al subirse a los coches. Me encontré con una pareja de sevillanos que habían cogido un coche en plan Bla-Bla Car y tras llevarlos a un descampado les habían desbalijado y sacado dinero con las tarjetas. No es lo normal pero suele ocurrir) y dejar el pasaporte en la embajada de la India para que me tramitasen el visado, salí el día 2 por la mañana rumbo a Zanzibar en catamarán. Una hora de viaje. Sentado a mi lado había un chico Indio y otro de Arabia Saudí y hablando me dijeron que ellos iban directos hacia el este para pasar un par de días y que luego tenían que volverse. Mi idea inicial era estar un par de días en Stone Town y luego ir al este también (buenas playas, buen sitio para iniciarte en Kitesurfing y no tan turístico como el norte) pero aprovechando que no tenia nada reservado cambie de planes y me fui con ellos hacia el este después de comer en Stone Town, que es donde te deja el ferry.

            Llegamos a Paje tras una odisea para coger el Dala-dala correcto y no sabemos hacia donde ir. Veo un cartel que anuncia una oficia de información y me acerco a preguntar. Tan solo veo una tienda de licores y extrañado le pregunto al vendedor donde esta la oficina. This is , y me señala detrás mía. Me giro y hay un tipo sentado en una mesa como pasando el rato y me sonríe. Le pregunto y nos indica muy amablemente que camino coger. De panfletos, mapas o cualquier otro tipo de información en formato no verbal, olvídate. Las risas que nos echamos recordando la situación. En fin, los otros dos ya tenían cogido un hotel, y yo tenia fichado un sitio que parecía bueno para ir en plan mochilero: bueno bonito y barato y al lado de la playa!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El sitio se llama New Teddy´s Place y es muy recomendable si vas en este plan. Me acompañaron allá, cogieron el número del camarero (si les preguntas si puedes hacer algo tienes un 99% de posibilidades de que te respondan Why not? mientras bailan) para llamarme a la noche y hacer algo juntos y se fueron a su hotel. Allá conocí a una chica alemana que viajaba sola también y se animó a salir de fiesta con nosotros. Fuimos a un sitio parecido a donde yo estaba acogido, ya que nos dijeron que esa noche tocaba allá. Al principio no había nada y estábamos algo desconcertados, pero poco a poco se fue animando. Vaya risas con los bailes del indio. Un tipo muy gracioso. Allá también conocimos a una chica de Hong Kong que viajaba sola y se unió al grupo. ¡Que fácil es conocer gente! Una maravilla.

            Pase 4 días en Paje en los que hicimos esnorquel, nadamos con delfines, vimos un par de ballenas brincando (mejor que en Islandia Iosu, jaja), hice un curso de 3 horas de kitesurf en el que bastante tuve con controlar la cometa y pasee largo y tendido por la playa y el poblado. Una zona muy recomendable.

DSC_0129PS
Kitesurf por doquier

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

            De paje volví a Stone Town un par de días en compañía de la chica de Hong Kong ya que los demás ya se habían marchado. Una maravilla de sitio. Estuve jugando a futbol en la playa con la gente local, disfrutando del atardecer en la playa mientras la gente local no paraba de hacer piruetas en la arena y saboreando comida autóctona en un mercado nocturno.

DSC_0157

DSC_0177PS

DSC_0203PS

            Tras Stone Town tiramos hacia el norte descartando la turística Nungwi y parando antes en Matemwe. Un poblado poco turístico, con mucha vida local y en el que pudimos visitar la escuela local, el mercado marítimo y hacer esnorquel al lado de la isla de Mnemba. No os sonara pero es una isla extra exclusiva en la que suelen veranear tipos como Bill Gates. Tiene un único resort y os podéis imaginar como es. Te dejan hacer esnorquel cerca pero esta estrictamente prohibido llegar a la playa.

DSC_0292

DSC_0295

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jugando en Matemwe con la isla de Mnemba de fondo

DSC_0327PS

DSC_0339PS

            Después de 9 días en los que la isla me había dejado con ganas de volver partimos otra vez a Dar Es Salam y me despedí de la chica de Hong Kong con la que he compartido los últimos días. Una chica muy maja y con la que me ha sido fácil entenderme en inglés. Se agradece hablar con quien no tiene el inglés como idioma materno. Además, ya tengo guía en china y Hong Kong ;op  Nada más llegar fui a recoger mi pasaporte para el día siguiente poder volar a Bombai.

            Tras 5 semanas dejo atrás un país maravilloso lleno de gente amable. Me alegro de haber empezado mi viaje aquí y aunque en las zonas más turísticas tienes que andar al loro e intentar que no te engañen con los precios, la mayoría de la gente tan solo quiere que disfrutes del país y de su gente. Me llevo grandes recuerdos que me animan a seguir descubriendo otros países. El siguiente la India, nada más y nada menos. All in!

Montañas Usambara (Julio 27-30)

Siguiendo los consejos de un americano muy majete con el que he estado en contacto desde mi llegada a Tanzania decido ir a Lushoto, contactar con un guía llamado Cris y hacer un treking de tres días. Es una zona muy diferente en la que la gente es muy amable e intentan ayudarte en lo que puedan. Los niños te piden fotos y lo único que quieren a cambio es verse en la pantalla. Una gran experiencia rodeado de una naturaleza espectacular. Con posibilidad de encontrarte monos por el camino, y comiendo comida autóctona, a veces preparada por Cris. Un tipo muy majo y un buen guía.

DSC_0039
Cris

DSC_0013PS

No me alargo demasiado en explicaciones pero es una zona muy recomendable. Entre caminata y caminata incluso pudimos jugar un partido de fútbol con la gente de un poblado. Toda una experiencia. Me llamaban Coutiño, jeje! Grandes recuerdos.

DSC_0101PS

DSC_0096PS

DSC_0079

DSC_0074

DSC_0031

DSC_0124PS

DSC_0027

En la vuelta a Lushoto es cuando experimente y empecé a aprender sobre el ritmo africano. Teníamos que coger un autobús en mitad de las montañas a las 5:30 de la mañana. Llegamos puntuales pero no había nadie más. Al rato alguien va a despertar al conductor. No me lo puedo creer. Llega tarde y su autobús es el único que no arranca. En tiempo va pasando y la gente tan solo se limita a esperar mientras los técnicos de turno intentan hacerlo funcionar. Tras 3 horas arranca y por fin podemos marchar. Son tres horas de viaje y cuando llevamos 2:30 se vuelve a parar. Decidimos seguir andando, cogiendo algún atajo, dice Cris. Conclusión: a los 15 minutos de empezar a andar vemos pasar otra vez a autobús, nosotros vamos de aquí para allá por que Cris no se aclara con los “atajos”, y tras hora y media de larga caminata conseguimos llegar a Lushoto. Para mi sorpresa, después de madrugar tanto y la odisea del viaje tan solo me siento cansado. Lo único que puedes hacer es aceptar la situación. Seguro que me ayuda en adelante, jaja!

IMG_2843

IMG_2844

Ol Doinyo Lengai (Julio 26-27)

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Subir en monte sagrado para los masáis ya es suficiente aliciente para esta excursión de dos días. Pero si a ello le sumas que se trata de un volcán activo, la cosa acojona un poco. Y si empiezas a buscar opiniones de la gente sobre su ascenso y ves mucho arrepentido y una descripción bastante poco tranquilizadora del camino, la cosa se pone peliaguda. Se trata de una ascensión no muy larga pero con gran pendiente, acabando en una pared de 45 grados lleno de piedra suelta y ceniza por doquier. Se empieza a las 12 de la noche y se llega al amanecer, haciendo bastantes paradas por el camino. Una de ellas de unos 40 minutos en los que todos dormimos un poco y me costo enfocar las estrellas al despertar. Toda una experiencia. Partí de Arusha con un amigo de Dilunga. Este me dice que es como él y que este tranquilo. Larga historia. Cuando nos presentaron el tío cojeaba y ambos le preguntamos a ver si estaba bien como para subir. El, como buen masai que es, que si, que al día siguiente estaría mucho mejor, listo para empezar. Así pues quedamos a las 5 de la mañana para ir a la estación de autobuses y partir hacia el lago Natron, punto de partida hacia el volcán. Por el camino tres peajes masais en los que únicamente los turistas tenemos que pagar. 50 dolares en total. Tras 6 horas llegamos a su poblado y me lleva con toda su familia que regenta una especie de bar con bebidas frías (raro por aquí). Al rato el se marcha y me quedo con tres pequeñajos con los que me divierto un buen rato jugando con una bola de papel albal, una botella vacía y un par de chapas. Gran experiencia. Con los niños no hace falta hablar. Una maravilla.

Al final mi guía vuelve y me lleva a un camping a descansar un poco y cenar mientras me cuenta que el no podrá subir finalmente al volcán, y me presenta al que será mi guía. Le miro el pie y parece que tiene una fractura o una fisura. No me lo puedo creer. Le doy unos ibuprofenos y confió en que ayuden con la inflamación. A las 8 me voy a dormir y a las 22:30 me despierta con un café. Es la hora de partir.

Llegamos al pie de la montaña y comenzamos a subir con los frontales. El paso no es muy rápido pero puedes sentir como la inclinación va siempre en ascenso. Por el camino nos vamos juntando con más gente, entre ellos 2 chicos y una chica de Francia. Seguimos subiendo y la cosa se empieza a complicar. La pendiente es muy fuerte y la piedra suelta dificulta mucho la subida. De repente me percato de que la francesa sube como puede mientras llora. Cansancio y miedo, supongo. No es un monte fácil y es importante saber donde vas. A mi parecer, es el monte mas incomodo que he subido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al final, tras pasar los últimos tramos en los que empiezas a ver la actividad volcánica, llegamos al pie del cráter. Sin palabras. No esperaba encontrar semejante agujero allá arriba, echando humo y en el que puedes escuchar como la montaña respira o algo así. El guía me dice que antes de la erupción en 2007 aquello era una gran explanada y me cuesta imaginármela. Recorremos el borde del cráter casi en su totalidad y marchamos hacia abajo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La bajada es aún mas peligrosa. Las piedras sueltas y los franceses (como bien sabe alguno) no ayudan. Llueven piedras de vez en cuando de los que van bajando detrás nuestro y al final ya les suelto un grito no muy amable en plan “por lo menos avisa, carapán”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al final llegamos abajo y tras esperar un poco a los demás volvemos en 4×4. Me extraña tener que ir con ellos. Llego al poblado temprano tal y como me dijo en amigo de Dilunga para poder coger el autobús, pero el tío se lo toma con calma y no veo como volver. Al final y tras insistirle bajamos donde nos dejo el autobús y parece ser que no hay más ese día. Yo con mi reserva en el hotel y el billete de autobús cogidos para el día siguiente. De repente aparece una chica rubia en un 4×4 y mi guía me dice que hable con ella para volver, a ver si nos puede llevar. Yo flipo. Al final acabo hablando con ella, una voluntaria evangelista (hay bastantes por aquí) y nos consigue un sitio en otro 4×4. Pensando que la aventura había llegado a su fin, craso error, me entero de que el chofer solo va hasta la mitad del camino, y acabamos en la carretera esperando otro transporte. Todo un planazo. Al final conseguimos montarnos en un Dala Dala y tras el peor viaje de mi vida llegamos a Arusha. Llegamos al hotel y el guía me pide algo mas de dinero, ya que según el le ha tenido que dar todo al que subió conmigo. Muy lejos de la verdad, y tras mostrarle todo el cariño que había acumulado en el viaje de vuelta me voy al hotel. Podría contaros mas cosas sobre este guía pero no merece la pena. Aprendo la lección: como Dilunga, solo ahí uno. Si no conoces realmente a tú guía, es mejor contratar el viaje en un agencia. El monte ha sido increíble y me quedo con eso.

Antes de marchar a la India

Escribo este post solo para que sepáis que estoy bien y que mañana mismo marcho a la India. Mi primer destino, Bombay. Estos días ha sido difícil encontrar internet y cuando lo he conseguido a duras penas me ha servido para comunicarme un poco, pero poner algo en el blog ha sido imposible.

Las ultimas dos semanas he subido un volcán, he estado haciendo trekking por las montanas Usambara, he pasado tres días en Dar Es Salam para tramitar mi visado a la India y la ultima semana he estado en Zanzibar. Espero poder daros mas detalles desde la India. Las fotos creo que merecen la pena.

Deciros solo que Tanzania es un destino muy recomendable y que tienes para todos los gustos. A ver si algun@ se anima, jeje!

Besarkada handi bat!

COLEGA, NOS VAMOS DE SAFARI, A TANZANIA O MÁS ALLÁ…

Después de cinco días de safari me veo en la obligación de recomendárselo a todo el mundo al menos una vez en la vida. Cinco días son suficientes para quedarse perplejo. Es cierto que al principio ver cualquier animal en libertad resulta excitante pero que con los días te vuelves más exigente. Uno se acostumbra rápido a ver cebras, jirafas, hipopótamos, gacelas, impalas, monos e incluso elefantes, por raro que parezca. Pero cuando vives uno de esos momentos en los que quieres grabar a fuego cada momento, eso creo que no se olvida nunca: un puma pasando plácidamente al lado de tu jeep, una manada de leones con sus cachorros, un elefante enfadado y protegiendo a su familia, leones y demás comiendo carnaza para desayunar a escasos metros… ahora bien, prepárate también para ver muchos de los animales estrella de todos los parques: los Toyota Land Cruiser. Toda una belleza, jajaja!

Mi safari se resume en cinco días: 2 en Serengueti (si tienes más días puedes ir más lejos y ver cocodrilos pero estuvo muy bien. Serengueti = tierra sin fin), 1 en el cráter de Ngorongoro (un lugar muy especial totalmente rodeado por la montaña y donde puedes ver el rinoceronte negro), 1 en Tarangire y 1 en Manyara (con su famoso lago). Los mejores, los tres primeros días sin duda. De haberlo hecho al revés seguro que hubiese disfrutado más los safaris de Tarangire (lleno de elefantes, cebras y ñues) y el de Manyara (con mucha vegetación que dificulta localizar los animales y con los lejanos flamencos como mayor aliciente). Pero no me puedo quejar. Creo que hemos tenido suerte y un buen guía que no paraba de hablar por radio o con los demás chóferes para saber donde están los bichos. Eso si, los 3 primeros días, ya que después he tenido un grupo diferente para cada parque. Al principio estaba algo reacio a tanto cambio pero ha estado muy bien. En el primer grupo éramos un coreano muy majete, uno de Texas (republicano y no veáis lo que me a costado llevarme bien con él. Muy yanqui el tío) y dos hermanas holandesas muy majas (de estatura y carácter, jaja). En el segundo grupo una pareja de holandeses increíblemente simpáticos que me han aconsejado un montón de sitios en India y Nepal, un coreano que lleva 9 meses viajando y que me regalo algo de té coreano, un polaco filósofo y muy interesante y un chino algo rarete. Y en el último, tres voluntarias de Bélgica, Holanda y Suecia muy simpáticas y un hombre mayor de no se donde algo rarete. En fin, buena compañía en general, con mucho intercambio de información y muchas risas de por medio. Así da gusto!

Ahora estoy planeando la subida al volcán Ol Doinyo Lengai, monte sagrado para los masáis, pero aún no lo tengo claro. Eso sí, creo que no iré hacia el oeste por que me alargaré mucho y las ganas de ir a India empiezan a aflorar…

Espero que disfrutéis las fotos. Os prometo que no las he sacado de un libro, jajaja!

(Si el wifi me da un respiro pondre alguna foto más :op)

DSC_0601

DSC_0549PS

DSC_0537 2

DSC_0473

DSC_0561

DSC_0443

DSC_0415

DSC_0384

DSC_0245

DSC_0153

DSC_0066PS

DSC_0669PS

DSC_0402PS

DSC_0388

DSC_0351PS

DSC_0234PS

DSC_0532

DSC_0468

DSC_0582

DSC_0566

DSC_0613

DSC_0588

DSC_0623

DSC_0622